Un espacio creado para ti...
para leer, conversar y compatir.

   
 

Conducción preventiva: sí, conducción a la defensiva: no  

 
   
Andrés Loaiza el 26 de octubre
Documento sin título

Quizás todos recordamos la siguiente frase. Nuestros profesores de manejo,  padres o amigos nos la repetían una y otra vez cuando, en la juventud,  intentábamos acelerar por primera vez un vehículo “Recuerda manejar a la defensiva”.  Incluso muchos aún  la practican sin saber que este estilo de manejo es más peligroso y proclive a los accidentes de tránsito.

Entonces, ¿qué hacer? Todos los días vemos conductores imprudentes, que aceleran más de la cuenta, que hacen sobrepasos peligrosos, que se cuelan en la fila o que no hacen un pare ni ponen las direccionales.  La reacción común  parece obvia: defenderse, gritar, insultar. Pero por más natural que parezca, esta no es la solución más acertada.

Aunque el manejo a la defensiva es una técnica de conducción conocida en todo el mundo, la mecánica actual del tráfico de nuestras ciudades hace que más allá de la defensa, se apele a la prevención.  Calles colapsadas, tráfico insoportable, cambios de clima que van desde el calor más intenso hasta las lluvias más inesperadas hacen que los recorridos muchos conductores se hayan vuelto más pesados, lentos  y difíciles y, por eso,  asumen una conducta de defensa – ataque que les genera estrés, cansancio y reacciones violentas con los demás.

Defenderse es un acto que involucra sentirse o considerarse atacado por alguien. En el ejercicio de la conducción (considerado como un acto peligroso por el Código Nacional de Tránsito)
Ventajas de la conducción preventiva.

Cuando se quita el afán de defenderse (del tráfico, de los peatones, del motociclista,  del ciclista, del taxi, del bus, de la  volqueta y demás) se pasa a tener un tipo de conducción diferente y mucho más efectivo: la conducción preventiva.

La conducción preventiva se basa en una premisa fundamental “anticiparse a todo, esperar todo, suponerlo todo”. El conductor preventivo “lee” lo que pasa en la vía y actúa en consecuencia.

Es así que un conductor preventivo analiza, piensa, toma decisiones concretas basadas en su seguridad y en la de los demás agentes de la vía. Es un conductor prudente, tolerante, respetuoso de las normas de tránsito, cortés y respetuoso con los demás  y  con un control  casi absoluto de de sus emociones. Es una persona que hace de la conducción una experiencia agradable para sí mismo, que está atento a todo lo que pasa a su alrededor,  que evita distracciones que lo puedan poner en peligro, que puede “interpretar”  las próximas maniobras (riesgosas o no) de sus compañeros de vía.

Los mandamientos del conductor preventivo

  1. Piensa  seguro.
  2. Permanece alerta
  3. No conduce bajo los efectos de drogas o alcohol.
  4. Asume que cualquier cosa puede suceder.
  5. Evita la agresividad a la hora de conducir.
  6. Tiene en cuenta el clima a la hora de conducir y minimizar riesgos.
  7. Permanece tranquilo y calmado en sus recurridos.
  8. No toma riesgos innecesarios.
  9. Está atento a los alrededores.
  10. Vigila el estado del vehículo constantemente.

Por eso, en este mundo moderno donde todo es caos, donde todos quieren ir más rápido, donde todos quieren cruzar al tiempo, donde todos aceleran, irrespetan, atacan, defienden,  gritan, insultan,  otros prefieren hacer de sus momentos de conducción una experiencia tranquila, donde el otro importa, donde se piensa antes de actuar: una actividad que no requiere defensa y ataque, sino previsión, atención y prudencia.
Para conocer más sobre el conductor preventivo, haz clic aquí.

¿Crees que conducir a la defensiva puede generar más accidentes de tránsito que de forma preventiva? Cuéntanos.

 

 
Etiquetas: Seguridad vial
  (13) valoraciones
       
 

Comentar

Nombre:
Correo Electrónico:
Comentarios:




Alfredo Rojas
jueves, 09 de octubre de 2014  7:54 


Prever, prevenir o defender, cual termino utilizar para…
Prever – anticiparse a algo
Prevenir – Advertir de algo
Defender – Responder a algo
Como conductor prefiero responder con una buena actitud ante situaciones difíciles.
Como conductor mi profesor de educación vial me ha advertido de las situaciones difíciles que se me podrían presentar (Prevenir) y como anticiparme (Prever) a dichas situaciones, pero cuando he debido actuar, he tenido que responder (Defender) con la mejor actitud posible para salir de la situación presentada sin ninguna consecuencia.
Como conductor puedo prever que se me presenten situaciones difíciles en la vía pero debo saber cómo responder a ellas.
En la conducción se responde a situaciones difíciles pero no se advierte o se anticipa a la “situación presentada”.
Por ejemplo:
Deseo adelantar un vehículo que transita demasiado lento con respecto a la velocidad de operación de la vía. ¿Qué hacer?
Puedo prever que se puede presentar una situación difícil.
Puedo prevenirme de cómo actuar ante esa situación que he previsto que puede suceder
¿Pero si sucede que hacer?
Debo responder con la mejor actitud, por ejemplo: asegurarme que mi vehículo responderá a la maniobra que quiero realizar; asegurarme que cuento con el espacio suficiente para realizar la maniobra; asegurarme que la puedo realizar de forma segura; asegurarme que las condiciones de la vía son las adecuadas para realizar la maniobra; asegurarme que las condiciones climáticas no pongan en riesgo mi maniobra; asegurarme que el tiempo que requiero para realizar la maniobra es suficiente en dicha situación; etc., y todo esto debo hacerlo en fracciones de segundo.
No importa como quieran llamar o definir las actitudes que se deben tomar en situaciones difíciles, cuando en la conducción cada segundo de tránsito en la vía es una situación difícil.
La verdad es que en la conducción se debe prever, prevenir y defender
Llámala como quieras “conducción previsiva, preventiva o defensiva”, lo importante es que mantengas la mejor actitud al conducir, es decir, cuando conduzcas dedícate a conducir.
Soy instructor de conducción y nunca he oído en las aulas que se enseñe a gritar, insultar o a mantener una mala actitud al conducir. Defender no es insultar o gritar, defender es responder con la mejor actitud posible a situaciones difíciles que has previsto que se te presenten en la vía de las cuales ya te han advertido o prevenido. Si conoces un instructor que enseñe de la manera como lo expresas al comienzo del artículo publicado, denúncialo, ya que es un perjuicio para la vía. Si conoces una persona con esa clase de actitudes, aconséjala para que las cambie por el “concepto de conducir previsiva, preventiva y defensivamente”.
 Me gusta
A 2 personas les gusta esto
omar sanchez
viernes, 21 de febrero de 2014  22:26 


me parece que es la forma mas acertada de conducir y de esta manera nos daremos cuenta de lo que es el placer de conducir
 Me gusta
A 2 personas les gusta esto
 

Cerrar
Compartir a un amigo
Tu nombre:
Escribe tu nombre
Tu correo electrónico:
Escribe tu correo electrónico
Correo electrónico de tu amigo:
Escribe el correo electrónico de tu amigo
Mensaje (opcional):
Cancelar