Un espacio creado para ti...
para leer, conversar y compatir.

   
 

Los límites de velocidad no son un juego  

 
   
Jorge Rueda el 01 de enero

No es difícil reconocerlos. Generalmente, acelerar es la máxima emoción que les genera conducir un vehículo. Zigzaguean en autopistas y no conciben que alguien  se atreva a andar a menos de 60 kilómetros por hora. Con gafas oscuras y la silla un poco recostada, manejar un automóvil es un deporte extremo para ellos. Gozan viendo la cara de terror en sus pasajeros que conduce su vehículo superando los límites de velocidad establecidos. Llevan sus propios récords y cuentan, eufóricos y cada vez que pueden, su última hazaña automovilística. Los límites de velocidad son solo paisaje: ellos van a su propio ritmo (generalmente al doble de los demás).

Lo que ellos no saben, ni tienen en cuenta, es que, a pesar de sus destrezas, tienen un enemigo en común con el resto de los mortales: la física. No son concientes de que , mientras conducen su vehículo, están  transformando  grandes cantidades de energía cinética que al final, si no es controlada,   se entrega, deliberadamente,  en forma de un accidente de tránsito.

Una fórmula matemática es la que, en realidad,  explica por qué en las grandes ciudades y autopistas del mundo se controla la velocidad de los vehículos que las transitan:  ½ mv^2, o 1/2 de la masa por la velocidad al cuadrado. Quiere decir que, a mayor velocidad, mayor energía cinética llevará el vehículo. Como la masa de un vehículo es poco variable (solo cambia por el número de pasajeros o carga que pueda llevar) las autoridades se centran en regular la velocidad de los vehículos, que sí es un factor controlable por parte de los conductores.

Matemáticas y gasolina

Otros de los factores que se afectan cuando una persona decide manejar un automotor a grandes velocidades son sus condiciones físicas. Mientras que una persona que conduce a una velocidad normal puede tener un rango visual de  100 grados, al conducir a 100 kilómetros por hora este ángulo solo es de 45 grados,  lo que aumenta el riesgo al conducir,  pues la persona  no tiene un rango visual adecuado que le dé el dominio suficiente sobre lo que ocurre a su alrededor.

También juega en su contra  el tiempo de detención, que es otra fórmula matemática en donde se suman el tiempo de reacción del conductor con el tiempo de frenado del vehículo. Aunque el tiempo de reacción, que es el tiempo que se demora un conductor en pasar el pie del acelerador al freno, está calculado en un segundo, este varía según sus condiciones físicas y sicológicas (su destreza, su estado de ánimo, si está cansado o distraído, entre otros factores). El tiempo de frenado de un vehículo también puede variar según las condiciones mecánicas del vehículo (el estado de las llantas, los frenos, etc.) y del clima (si llueve y el asfalto esté mojado, por ejemplo).

Por todo esto es posible deducir la importancia de realizar periódicamente un mantenimiento exhaustivo del vehículo, para que sus dispositivos de seguridad activa (frenos,  llantas, suspensión, dirección, entre otros) y pasiva (airbag, cinturones de seguridad, chasis, etc.) estén en su punto y eviten un accidente de tránsito (en caso de los primeros) y disminuyan las posibles lesiones que se pueden generar en el conductor o lo pasajeros  en un posible accidente de tránsito (en caso de los segundos).

Guardando distancias

Los veloces conductores deberían, por lo menos, guardar una distancia prudente con los vehículos que lo anteceden y los preceden para evitar accidentes de tránsito. Pero esto tampoco lo saben, ni lo cumplen. Según el Código de Tránsito, al andar a una velocidad de 30 kilómetros por hora, un vehículo debería distanciarse por lo menos 10 metros con el vehículo que va delante de él; con una velocidad entre 30 y 60 kilómetros por hora, los vehículos deben distanciarse 20 metros. Entre 60 y 80 kilómetros por hora, la distancia entre automóviles debería ser de 25 metros y a más de 80 kilómetros por hora un vehículo debería detenerse 30 metros antes del vehículo que lo precede.

Para calcular dichas distancias, se recomienda utilizar la llamada Técnica de los  2 segundos, que consiste simplemente en asignar un punto fijo a la trayectoria del carro que va adelante (un árbol, un poste, una valla...), contar mentalmente 2 segundos siguiendo la marcha y mirar si el auto que conduces pasa exactamente a 2 segundos por dicho punto. Si el automóvil que manejas pasa en menos de 2 segundos por aquel punto, significa que no estás guardando suficiente distancia con el auto que va delante de ti.

Límites de velocidad en Colombia: modificados por la ola invernal

Debido a la gravedad de los estragos producidos por la ola invernal que sacudió al país el año 2010, el Código de Tránsito modificó los límites de velocidad en las calles y carreteras de todo el territorio nacional.

Por medio del decreto 015 del 6 de enero de 2011, en vías urbanas y municipales el límite de velocidad quedó establecido en máximo 60 kilómetros por hora,  y en vías residenciales y escolares, este límite quedó en no más de 30 kilómetros por hora.

En las carreteras nacionales sólo se puede conducir a una velocidad límite de 100 kilómetros por hora. Si los vehículos de transporte público y escolar podrán conducir máximo a 80 kilómetros por hora. En caso de que la carretera no esté señalizada, los vehículos deberán tener una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora.

De todas maneras, las secretarías de tránsito de cada municipio y departamento colombiano tienen la capacidad de establecer  un límite de velocidad diferente al asignado  en el Código de Tránsito. Quiere decir que dichas autoridades tienen el poder de decidir si el límite de velocidad establecido en la ley es aplicable para los conductores en las calles y carreteras de su jurisdicción.

¿Conocías los límites de velocidad autorizados por las autoridades de tránsito? ¿crees que conduces a una velocidad prudente? Cuéntanos si alguna vez has tenido algún percance por exceder los límites de velocidad

 
Etiquetas: Seguridad vial
  (5) valoraciones
       
 

Comentar

Nombre:
Correo Electrónico:
Comentarios:




SURA
miércoles, 02 de julio de 2014  15:02 


Hola Pantaleon,

La norma regente es el Decreto 015 de 2011, que indica los límites de velocidad nacional tanto en la zona urbana como rural. Es muy importante mientras se realiza la labor de la conducción observar las señales de tránsito reglamentarias de límite de la velocidad así no caerá en sanciones de este tipo, la invitación es a consultar adicionalmente el Decreto que le hacemos referencia, la ley 769 de 2002 Código Nacional de Tránsito.

Saludos cordiales.
 Me gusta
Se el primero a quien le guste esto
Pantaleon Rico Hernández
sábado, 28 de junio de 2014  11:57 


Cordial saludo. En materia de velocidad en las carreteras, los ciudadanos estamos en el limbo. Quedamos a merced del capricho del agente de tránsito. Cuando uno sobrepasa la velocidad de 80 kilómetros por hora en un límite de 105, l le sancionan con un comparendo. La explicación q da el agente de tránsito es q aún no se han reglamentado los límites en la carretera por la costosa inversión q ello les demanda a los gobernadores y alcaldes. Me pregunto. En esta materia de los límites de velocidad en las carreteras que norma rige.
 Me gusta
Se el primero a quien le guste esto
Carlos Martínez
lunes, 12 de mayo de 2014  11:52 


Si conducir a altas velocidades fuera en realidad tan peligroso o complicado no existirian autopistas como las alemanas en donde en algunos casos no existe límite de velocidad. Igual los autiomóviles no tendrían la capacidad de desarrollar velocidades tan altas.

Buena parte de los problemas y los accidentes se deben a la falta de pericia de algunos conductores o a una actitud temeraria de conductores y otros actores en la vía. La verdad causan más problemas aquellos conductores que van muy por debajo del límite de velocidad y que retienen todo el tráfico, lo que en últiams termina desesperando a muchos conductores que terminan haciendo maniobras arriesgadas como tratar de adelantar a dos o tres tractomulas que se pegan y retienen todo el tráfico.

No es la velocidad la que causa accidentes sino las carreteras mal diseñadas y ejecutadas, la imprudencia de algunos conductores y peatones.

 Me gusta
A 1 personas les gusta esto
jose garcia
domingo, 16 de marzo de 2014  14:13 


estoy en total desacuerdo con el codigo nacional de transito por que no hay una ley que diga con certeza cual es la velocidad que se debe andar en carreteras nacionales y urbanas si no que en cada departamento los señores agentes hacen de las suyas sin tener una respuesta correcta.

gracias.
 Me gusta
A 2 personas les gusta esto
Seguros SURA
jueves, 30 de mayo de 2013  18:05 


Hola Julian,


Para mayor seguridad tu inquietud debe ser tratada en una Secretaría de Tránsito directamente. En Seguros SURA nuestro mayor interés es brindar a la comunidad la mejor asesoría e información que favorezca la prevención en seguridad vial y riesgos asociados a la conducción. Te invitamos a sigas participando con nosotros.



Gracias por escribirnos
 Me gusta
A 3 personas les gusta esto
 

Cerrar
Compartir a un amigo
Tu nombre:
Escribe tu nombre
Tu correo electrónico:
Escribe tu correo electrónico
Correo electrónico de tu amigo:
Escribe el correo electrónico de tu amigo
Mensaje (opcional):
Cancelar