Hijos de por medio, problemas de pareja
Un espacio creado para ti...
para leer, conversar y compartir.

   
 

Hijos de por medio, problemas de pareja  

 
   
Bibiana Mira el 12 de julio


Cuando se pronuncia esta frase se crea un abismo difícil de superar para quien tiene en sus manos la decisión. Es un planteamiento que excluye innecesariamente a la pareja o a los hijos.

La realidad de la sociedad contemporánea presenta nuevas formas de familia y por eso mismo, nuevos retos para tener relaciones sanas. Los estudiosos de los fenómenos sociales han redefinido el concepto de familia como un grupo de personas unidas por lazos de afecto, cuidado y protección, aunque no vivan bajo el mismo techo y no tengan lazos de consanguinidad.

Hay familias monoparentales (con un solo padre o madre cabeza de familia), unipersonales (personas que viven solas), hermanos que viven juntos, parejas sin hijos, y una larga posibilidad de nuevas formas de familia, que los expertos aseguran pueden llegar ser veinte modelos distintos. Entre estos se encuentran las familias simultáneas, que se presentan cuando ambos cónyuges tienen hijos de otras relaciones y luego tienen los propios; o cuando solo uno de los cónyuges tiene hijos de relaciones anteriores. Son especialmente estos modelos de familia los que les exigen a los adultos una gran claridad para tomar decisiones, distribuir el tiempo de manera equilibrada y no caer en el chantaje o el abandono emocional de la pareja o de los hijos.


Presión constante

Claudia es ejecutiva de una empresa nacional y está casada con Jorge. Él tiene dos hijas, una de 12 años y otra de 16 de su anterior matrimonio y a pesar de que es psicólogo y una persona bastante equilibrada en sus relaciones interpersonales, a veces siente que se complica el manejo entre sus hijas y su actual esposa, porque las niñas son bastante demandantes y a pesar de la madurez de Claudia, ponen a prueba su capacidad para identificar chantajes y arbitrariedades.

Los reclamos de Claudia tienen relación con que Jorge cede a la manipulación de las hijas de él con su anterior esposa; son reiteradas las actitudes como cancelarle sobre el tiempo compromisos previamente adquiridos, para atender solicitudes de sus hijas que no son urgentes. Frente a estas situaciones, la psicóloga Chiquinquirá Blandón asegura que la culpa por la separación es uno de los factores que más complican las nuevas relaciones de pareja.

Ella asegura que mientras los padres o madres de familia separados no hayan elaborado bien su proceso de ruptura afectiva y no hayan redefinido su dinámica de cercanía y comunicación con sus hijos, el cuándo y el cómo se encuentran, no están listos para comprometerse en una nueva relación afectiva. Incluso la presencia de una nueva pareja podría complicar un panorama no resuelto y ya de por sí complejo.

Bajo esta perspectiva se vuelve a un principio universal de las relaciones de pareja: para establecer una relación afectiva sana se necesitan dos seres humanos que, si bien no son perfectos, son conscientes y responsables de sus actos, y buscan una pareja para ser pares, es decir, para compartir la vida, con sus retos y logros, no para que los “carguen”, los reemplacen en sus obligaciones o para subsanar carencias.

Fuente: Chiquinquirá Blandón, psicóloga.


Puntos de partida para una buena relación con los hijos de la pareja

  1. Entender que hay lugar para todos. El escenario de los hijos no es el mismo de la pareja, implican dos tipos de amor y de vinculación afectiva que perfectamente pueden coexistir.
  2. Respetar las decisiones de la pareja. Especialmente cuando la nueva pareja se está conociendo, se debe prestar mucha atención a la manera como el padre o madre de familia se relaciona con sus hijos, esta faceta de la vida de su pareja los va a acompañar durante muchos años y puede animarlo a seguir adelante o a tomar distancia.
  3. Ellos no necesitan una nueva madre o un nuevo padre. No asuma de buenas a primeras el papel de padre o madre de los hijos de su pareja, ni permita que se lo atribuyan. Ellos ya tienen uno y las relaciones de cariño que se puedan desarrollar toman su tiempo.
  4. Compartir, no entrometerse. Conservar los límites es un principio que al aplicarse en doble vía, va creando un estilo de relación donde todos pueden sentirse cómodos, tanto los hijos de su pareja como usted. Respete los espacios y los programas que hagan, también para ellos es importante estar a solas.
  5. Abstenerse de hacer juicios. Cada familia es un mundo y los hijos de su pareja tienen una dinámica preestablecida. Aprenda a ser observador y si tiene comentarios, hágaselos con prudencia a su pareja y en el momento indicado. No delante de los hijos de él.

¿Tienes problemas con los hijos de tu pareja? Cuéntanos tu historia.

 
Etiquetas: Relaciones de pareja
  (17) valoraciones
       
 

Comentar

Nombre:
Correo Electrónico:
Comentarios:




Carola
jueves, 05 de mayo de 2016  8:22 


Mi problema es que el hijo de mi pareja que tiene 15 años de edad, no quiere que el papa tenga pareja, y le dice que si sigue conmigo no lo hablara mas. Esto se que lo hara con cualquiera qie llegue a la vida de su padre, pero nosotros somos muy felices, pero he notado el titubeo de mi pareja y eso me tiene en la incertidumbre...me dan ganas de salirme de aqui u seguir mi camino, pero a su vez me da pena que lo pongan en esa posicion, siento que la madre del niño esta influenciando para que esto ocurra, ya que es segunda vez que se separan y a su vez segunda vez que volvemos a estar juntos, siento que ella quiere competir conmigo y yo me mantemgo al margen, pero no se como ayudar a mi pareja, por que si bien es cierto tengo mi opinion, no quiero decirlo, puedo ser hiriente, y no quiero caer en el juego de metiche. Pero estoy cansada de la.situacion...gracias
 Me gusta
A 2 personas les gusta esto
La negra
martes, 03 de mayo de 2016  20:58 


Excelente columna,en mi caso tengo una relación con una persona mayor que yo veinte años, ambos muy mayores, de mi primer matrimonio dos hijos, tan pronto salieron de la universidad se independizaron, él de su anterior matrimonio un hijo, hoy tiene 30 años y aún sigue en casa con el padre. Ese ha sido el motivo de no organizarnos los dos. El hijo no estudia no trabaja, un bueno para nada y el padre no le dice nada. Eso me tiene muy aburrida. El hijo me odia, no me puede ver, creo que siente que si yo me organizo con el padre el empieza a perder espacio. No se si es una relación toxica la nuestra y la de él una coodependencia con su hijo. Una recomendación me viene muy bien. Gracias
 Me gusta
A 2 personas les gusta esto
Ignorante
martes, 03 de mayo de 2016  7:44 


Muy buenas,

La situación es la siguiente: yo soy un varón de 43 años, y mi pareja, de 41, tiene tres hijos de un matrimonio anterior, con edades de 9 y 14 años, y en particular de los dos más pequeños, gemelos, alguna vez me comentó que tenían problemas de comportamiento. En cuanto al mayor, en mi opinión se trata de un niño muy enmadrado. Siempre en mi modesta opinión (ya sé que también es parcial), los tres están sacando bastante partido de un sentimiento de culpa exacerbado por la ruptura entre sus padres, que fue iniciativa de mi pareja. Los niños ven a su padre cada día, porque es él quien los lleva al colegio. Al principio de nuestra convivencia en "familia", es decir, todos juntos, sentí que tenía que hacer un esfuerzo por acercarme a los niños, y lo intenté con mi pareja planeando algunas actividades con ellos, practicando algún deporte, volando alguna cometa, organizando algún picnic, algunos días de playa, etc. Pero poco a poco fui tomando conciencia del carácter de los niños, que no me gustó nada, y que me pareció en las antípodas de lo que para mi debería ser una buena educación. No quiero entrar en detalles sobre eso, pero en resumen, su forma de ser dista mucho de la que yo querría que tuviera un hijo mío. Hoy por hoy, intento decirle a mi pareja que no me gusta lo que veo, y si alguna vez tomo parte en la educación de los niños es para recordarles obligaciones o responsabilidades. No me siento motivado ni con ganas ni ilusión como al principio para lanzarme a hacer cosas con ellos, y temo que las cosas puedan ir a peor con el tiempo. Creo que he tenido detalles con ellos, pero ellos hacia mi prácticamente no se acercan, o me ignoran. A veces me siento extraño en un entorno que debería asumir como propio, y no sé qué hacer. Alguna ayuda ?
 Me gusta
A 1 personas les gusta esto
José luis rosas
jueves, 28 de abril de 2016  16:43 


Hola Ana lamento mucho tu situación,y se lo q es sentirse ignorado.y mi opinión por lo que platicas es que tu no estás mal en exigir más atencion y sobretodo respeto de el hacía ti.abla con el y aseo saber lo q sientes dile q se ponga en tu lugar y si a el no le molestaría q q tu ex te estuviera mandando fotos a tales horas d la noche,y a mi ver es uná falta de respeto asia tu persona,el ya tiene una vida contigo y debe de darte el respeto y ellugar q te mereces.
 Me gusta
A 2 personas les gusta esto
Ana
domingo, 08 de marzo de 2015  23:53 


El problema que tengo lejos está de tener relación con los dos hijos de mi pareja actual. Yo tengo 29 años y él 44, y está recién separado. Su ex está en pareja también, pero siempre está en el medio. SIEMPRE. Dejaron de vivir juntos hace aproximadamente 6 meses, pero mantuvieron peleas constantes por un año. Los hijos de él me adoran y yo a ellos. Yo no tengo hijos propios pero respeto a mi novio y a sus hijos como lo que son. Lo que no estoy dispuesta a tolerar es a la ex molestando todo el tiempo. Pareciera que no lo puede ver feliz conmigo. Le manda fotos a su celular a las 12 de la noche de un sábado, lo mensajea constantemente mientras está conmigo, y lo manipula de forma magistral. Después de 3 meses de relación, decidí que ya no aguanto más. Tuvimos varias discusiones con mi novio; él lamenta ser insensible conmigo ya que cuando la otra no está en el medio, el pareciera traerla a colación con detalles menores. Estoy harta. Siento que él no me entiende, y cuando le planteo lo que me pasa, dice que no sabe por qué es insensible conmigo pero que me quiere a mí y que ella no le importa nada, pero que le cuesta encontrar un balance entre los nenes y yo. Yo le pedí que fuera sincero conmigo, que si yo le exigía demasiado que me lo dijera, lo mismo si él no estaba preparado para darme lo que yo necesito, que es más atención, más amor, más respeto. Es muy complicado.... yo siento que me ama, pero le cuesta mucho todo, y siento que está emocionalmente ligado a su ex, por más que insista en que ella no le importa nada. Cuando hablamos de terminar la relación, ninguno quiere eso y él promete cambiar. Puede que eso pase, pero él es más fuerte que yo, ya que a mí me costaría mucho dejarlo ir por todo el amor que siento por él. ¿Qué puedo hacer? Me siento perdida.... Gracias.
 Me gusta
A 47 personas les gusta esto
 

Cerrar
Compartir a un amigo
Tu nombre:
Escribe tu nombre
Tu correo electrónico:
Escribe tu correo electrónico
Correo electrónico de tu amigo:
Escribe el correo electrónico de tu amigo
Mensaje (opcional):
Cancelar