comer despacio, clave para una buena alimentación.

Comer despacio, clave para una buena alimentación

01 de marzo de 2014 por Juan Carlos Domínguez Arcila

    “No hay tiempo para nada” es una frase recurrente en oficinas, universidades y salones de clase: hoy por hoy, las personas viven a un ritmo tan acelerado que ni siquiera pueden abrir un espacio para disfrutar de sus rutinas diarias.

    Comer despacio es precisamente uno de esos rituales arrasados por la modernidad  ¿Recuerdas la última vez que tomaste un desayuno tranquilamente en el comedor de tu casa, sin afanes, sin prisas? ¿La última vez que disfrutaste un almuerzo, que saboreaste los alimentos lentamente o que pudiste deleitarte de una conversación agradable mientas cenabas en compañía de tus seres queridos?

    Seguramente no. Y lo peor del caso es que no sólo estás perdiendo agradables momentos, sino que estás afectando seriamente tu salud: un estudio reciente indica que comer rápido lleva a las personas a comer de más, pues esto evita la liberación de hormonas que desencadenan la sensación de llenura en las personas.

    También,  comer “a la carrera”  te expone a sufrir de enfermedades como el  sobrepeso, la diabetes  y la obesidad. En otro estudio realizado en Japón, se demostró  que quienes comían muy rápido tenían 84% más posibilidades de ser obesos (ver artículo). "Si uno come rápidamente está básicamente llenando el estómago antes de que la información gástrica tenga una oportunidad de generarse. Con esta práctica la persona  podría estar rebosando la capacidad del estómago", dijo  Ian McDonald,  profesor de la Universidad de Nottingham y experto en el tema.

    Ventajas de comer a un ritmo pausado

    Si comemos nuestros alimentos a un ritmo lento, podremos:

     

    • Aprovechar mejor  los nutrientes de cada alimento que comemos.
    • Mejorar nuestra digestión.
    • Saborear mejor los alimentos que ingerimos.
    • Controlar mejor lo que comemos, pues al comer despacio, nuestro cuerpo se “llenará” más rápido y así evitaremos comer de más.
    • Evitar enfermedades como la dispepsia, los gases, el reflujo gástrico,  la gastritis, entre otras.

    Recomendaciones

    Por eso,  te sugerimos las  siguientes recomendaciones a la hora de comer:

     

    • A la hora de comer, siéntate en un lugar cómodo y disfruta cada bocado de comida que ingieras. Comer es un placer que debes disfrutar ¡todos los días!
    • Trata de comer en pequeños bocados. Así podrás masticar y saborear mejor los alimentos que ingieres.
    • Trata de masticar la comida hasta 40 veces por bocado. Así  podrás disminuir el hambre y  evitar el deseo de comer de más.
    • Evita distracciones a la hora de comer: el televisor, el computador, el teléfono, etc., harán que no te concentres mientras comes y, por lo tanto, podrías excederte.
    • Enséñales a tus hijos a comer despacio: es la mejor manera de mantenerlos fuera de enfermedades alimenticias que pueden complicar su salud.

    ¿Comes rápido o muy despacio? ¿ crees que eso puede mejorar o empeorar tu salud? Cuéntanos.

     
    Etiquetas: Adulto joven
      (1) valoraciones
     

    ¿Tienes una pregunta u opinión sobre el tema? ¡Comenta!




     

    Cerrar
    Compartir a un amigo
    Tu nombre:
    Escribe tu nombre
    Tu correo electrónico:
    Escribe tu correo electrónico
    Correo electrónico de tu amigo:
    Escribe el correo electrónico de tu amigo
    Mensaje (opcional):
    Cancelar