El sedentarismo ataca de frente a los niños

El sedentarismo ataca de frente a los niños

15 de abril de 2012 por Andrés Felipe Salgado Céspedes

    El sedentarismo se va convirtiendo cada vez en un problema mayor y una realidad en la sociedad actual. Si bien en Colombia son escasos los estudios sobre el sedentarismo en la infancia, está claro que hay una disminución de la actividad física, porque cada vez repuntan con más fuerza las enfermedades causadas por el sedentarismo, que pueden ser a corto, mediano o largo plazo, como la obesidad, la diabetes, la osteoporosis, los problemas cardiacos y de acuerdo con recientes estudios, el asma, entre otras.

    Al respecto, César Andrés Torres Llano, especialista en medicina de la actividad física y el deporte, manifiesta que el sedentarismo es una condición que está relacionada con múltiples factores como la tecnificación, la urbanización en las ciudades y los hábitos adquiridos. Se considera uno de los males del siglo XXI. Torres Llano comenta: “En consulta con frecuencia recibo niños que pasan más de 15 horas sentados cada día; pasan ocho horas en el colegio y cuando llegan a casa, por lo general sus padres están en el trabajo y los recibe una nana que es permisiva con ellos, almuerzan en la cama, hacen una siesta y luego ven televisión hasta las siete de la noche cuando llegan papá y mamá. Incluso algunos siguen viendo televisión en familia o solos en su habitación”.

    Este cuadro describe una realidad inequívoca empeorada por la situación de urbanismo, donde los pequeños no tienen ni siquiera permiso para jugar en las zonas comunes de las urbanizaciones por aspectos de seguridad. Entonces el sedentarismo hace de sí un círculo vicioso, el entorno en el cual se encuentran los niños no promueve la actividad física, los padres no tienen tiempo para acompañarlos y animarlos, y los resultados son demasiada televisión, videojuegos y quietud. Está demostrado que en los hogares monoparentales la situación puede ser más grave, por razones evidentes de tiempo y falta de apoyo en las responsabilidades del hogar.

    El tema es complejo, porque en los principales escenarios en los que se desarrolla la vida de las niñas y los niños, el colegio y el hogar, hay factores que no favorecen la actividad física. Por un lado, la gimnasia en el colegio es sólo dos veces por semana, los descansos entre clases son cada vez más cortos y están destinados a la alimentación; y por el otro, los padres cada vez tienen menos tiempo y el entorno en las ciudades tampoco ofrece tranquilidad para que los niños estén al aire libre. ¿Camino sin salida? Para nada, es posible adaptarse y sacarles partido a las condiciones de vida, pero requiere un poco de flexibilidad por parte de los padres, esfuerzo inicial para romper hábitos adquiridos y compromiso total de respetar las nuevas dinámicas.

    Sedentarismo y obesidad

    El crecimiento de los niños se mide por percentiles (relación entre peso y estatura). Cuando el pediatra identifica que un niño se encuentra entre el percentil 85 y 95 se llama riesgo de sobrepeso, estos son niños que se deben monitorear y a quienes sus padres deben motivar hacia la actividad física. Si el niño se mueve en esa misma línea y no aumenta en la tabla, se puede manejar con la actividad física y la nutrición. Si pasa del percentil 95 se diagnostica como un niño obeso con todo lo que implica el tratamiento, este debe ser en su inicio poco intervencionista en lo relacionado con exámenes que sean agresivos para él, se trabaja básicamente una sensibilización a la familia, actividad física y nutrición. Si después de esto se identifica que existen otras causas metabólicas, se procede a realizar exámenes. De acuerdo con la experiencia médica de César Torres, entre 80% y 90% de los casos de obesidad infantil se manejan con actividad física y nutrición adecuada.

    Los beneficios de la actividad física en los niños son múltiples, previene la ganancia de peso, mejora la capacidad pulmonar y muscular, ayuda en el desarrollo psicomotor de los pequeños y previene la aparición de  enfermedades que se vuelven crónicas en la adultez. En términos de salud mental también hay un impacto positivo, genera beneficios psicosociales en la valoración de la autoimagen, disminuye la ansiedad, el estrés  y los síntomas de la depresión leve; contribuye a desarrollar habilidades en las relaciones con los padres, los profesores y los compañeros, mejora la calidad del sueño. Es decir, su impacto positivo en la salud no tiene discusión.

    Es el momento de actuar

    Son los pequeños gestos los que generan grandes cambios. Nunca es tarde y el beneficio no sólo repercute en la salud física y mental de los pequeños y de sus padres, sino que esos espacios que se consolidan en la infancia crean lazos de afecto y complicidad duraderos, que pueden marcar la diferencia cuando los niños se vuelvan adolescentes.

    Vale la pena aclarar el significado de actividad física, que consiste en toda acción en la cual están inmersos movimientos corporales, como montar en bicicleta, nadar, correr, patinar, saltar lazo; se trata pues de una actividad completamente lúdica, que es diferente de los deportes, porque en estos últimos están presentes las normas, el reglamento.

    César Torres recomienda que los niños comiencen su iniciación deportiva antes de los ocho años, lo cual conduce a en tener la oportunidad de empezar a conocer distintas disciplinas para identificar afinidades con ciertos deportes.
    Esta motivación por parte de los padres va desde el ejemplo, la exploración de actividades novedosas en vacaciones o los fines de semana (, patinaje, tenis, beisbol, fútbol, baloncesto,  escalar, clases de baile), hasta la posibilidad de formar parte de los semilleros de deportes del colegio, siempre contando con la voluntad de los niños y animándolos de manera positiva.

    ¿Qué tan sedentario eres?

    Los especialistas diseñaron una medida práctica para identificar el nivel de actividad física de una persona:

    • Sedentario: menos de 10 minutos de actividad física por día.
    • Poco activo: entre 10 minutos y 30 minutos de actividad física leve.
    • Activo: es la persona que cumple con las recomendaciones mínimas para estar saludable, que son 30 minutos de actividad física intensa a moderada, cinco o más días de la semana. Esta es la actividad básica para una persona, ya si se desea impactar algún tipo de enfermedad o condición física como hipertensión, diabetes, dislipidemias, niveles altos de colesterol y triglicéridos, se debe aumentar a 60 minutos de ejercicio y en el caso de la obesidad, entre 60 y 90 minutos diarios.

    Otra forma de clasificar los niveles de actividad física es con el número de pasos que se dan en un día. Pueden medirse con un pasómetro (dispositivo pequeño que se ubica en la cintura o en el bolsillo).

    • Para niñas y niños se ha establecido que el número de pasos debe ser de 10.000 a 14.000 pasos por día; en un tiempo que oscila entre 60 y 120 minutos día. Lo que corresponde a un gasto calórico de 300-400 kilocalorías cada 10.000 pasos. Esto permitiría mantener el peso corporal con una alimentación normal.
    • Para adultos: entre 7.000 y 13.000 pasos día.
    • Para ancianos: entre 6.000 y 8.500 pasos día.
    • Para personas con discapacidad: entre 3.500 y 5.500 pasos día.

    Fuente: Masurier G. ACSM´S Health & Fitness Journal.

    Vamos a Jugar

    • En las fechas especiales dales a tus pequeños regalos que motiven la actividad física como patines, bicicleta, lazo, etcétera.
    • Ten a mano una cesta con juegos como frisbee, raquetas de ping pong, balones, tiro al blanco.
    • Aprovecha y dispone espacios de la casa como el parqueadero cuando está desocupado, para que los niños puedan correr y jugar en él con libertad. Ponles una colchoneta donde ellos puedan moverse a sus anchas.
    • Crea tradiciones familiares que involucren a tíos, abuelos y amigos, como caminatas al aire libre, acampadas y días de piscina.
    • Limita el tiempo de televisión, videojuegos y computador cada día. Aunque los padres no se encuentren, los pequeños reconocen que hay una norma y la respetarán.
    • Dar una vuelta al final del día, cerca de la casa, es otra alternativa, si todos van en patines puede ser más divertido.
    • Enséñales a subir escalas en lugar de tomar ascensores.
    • Invéntate paseos a sitios naturales, siempre existe en los niños el gusto por el aire libre y la naturaleza.
    • Fomenta la responsabilidad y el mantenimiento de la casa, regar las matas, sacar a pasear el perro, tender la cama o acompañar a los padres al mercado.
    • Si el tiempo no te permite cumplir una cita de juego con tu hijo, no la canceles,  mejor pídele el favor a tu pareja o a otra persona cercana. Sé constante para que se alimente ese espacio de comunicación familiar.

    ¿Realizas una rutina constante de ejercicios? ¿Lo realizas en compañía de tu familia? Cuéntanos cuál es tu plan de ejercicios

     
    Etiquetas: Infancia, Cuidado de los niños, Salud de los niños
      (5) valoraciones
     

    ¿Tienes una pregunta u opinión sobre el tema? ¡Comenta!



    CAPTCHA Image Validation


    Aroa
    jueves, 03 de diciembre de 2015  12:30 


    Me parece muy interesante porque es alguo nuevo y un poco fuerte porque los niños son lo mejpor del unibeerso
     Me gusta
    A 1 personas les gusta esto
    SURA
    martes, 22 de julio de 2014  14:30 


    Hola Fabian,

    Gracias por tu comentario. En este artículo ofrecemos pautas generales para aumentar la actividad física. Te invitamos a participar para que nos cuentes sobre más opciones deportivas.

    Saludos cordiales.
     Me gusta
    A 2 personas les gusta esto
    fabiánb
    sábado, 19 de julio de 2014  19:57 


    Es lamentable que el que escribe sentencie al deporte de la manera que lo hace. Evidentemente no tiene idea de las múltiples opciones deportivas que pueden aportar a la psiquis y al desarrollo fisico infantil.
     Me gusta
    A 2 personas les gusta esto
     

    Cerrar
    Compartir a un amigo
    Tu nombre:
    Escribe tu nombre
    Tu correo electrónico:
    Escribe tu correo electrónico
    Correo electrónico de tu amigo:
    Escribe el correo electrónico de tu amigo
    Mensaje (opcional):
    Cancelar