Enfermedades psicosomáticas: emociones detrás del dolor

Enfermedades psicosomáticas: emociones detrás del dolor

29 de marzo de 2017 por Eliana Siegert Valencia

    Foto de una mujer tranquila, pensando en el bienestar para no sufrir enfermedades psicosomáticas

    Todos hemos oído hablar sobre el poder de la mente. Cada vez hay más evidencias científicas sobre la estrecha relación entre esta y el cuerpo, y de cómo la mayoría de las veces la salud mental afecta la salud física y viceversa. Así como las enfermedades físicas influyen en nuestro estado anímico, generándonos miedo y ansiedad, muchas emociones negativas o situaciones conflictivas nos provocan síntomas físicos.

    ¿Has escuchado la expresión “ella está somatizando”? La somatización es un mecanismo de defensa inconsciente mediante el cual una persona, sin proponérselo, convierte el malestar emocional en un síntoma físico.

    Una cuarta parte de las personas que acuden al médico presentan este tipo de enfermedades conocidas como psicosomáticas, por lo que son más frecuentes de lo que se piensa. Se entiende que alguien sufre somatizaciones cuando presenta uno o más síntomas físicos que después de un examen médico no se pueden explicar por una enfermedad. Por tanto, dichos síntomas están relacionados con algún conflicto sicológico y no son de origen fisiológico.

    También puede haber somatizaciones en una persona que, pese a padecer una enfermedad, tiene síntomas excesivos respecto a lo que se esperaría.

    ¿Qué son las enfermedades psicosomáticas y cómo tratarlas?

    ¿Qué hace que somaticemos?

    En las enfermedades psicosomáticas, detrás de cada síntoma físico hay guardadas reacciones emocionales. Los síntomas físicos son llamados de atención que te indican que algo en tu vida necesita ser atendido.

    Cuando se altera la relación mente-cuerpo por ansiedad, miedo, rabia, resentimiento, culpa o estrés, se produce un impacto que se manifiesta en forma de síntomas, ahí surgen las enfermedades psicosomáticas. Estas son un claro indicio de que no estás administrando adecuadamente tus emociones, lo que influye directamente en tu salud.

    Una enfermedad psicosomática muy común causada por el estrés es el bruxismo, que se da cuando las personas involuntariamente aprietan y rechinan los dientes durante el día y la noche. A mediano plazo, esto puede ocasionar dolores de cabeza y oído, inflamación mandibular, sensibilidad dental e insomnio.

     

    ¿Cuál es el poder la música para combatir el alzhéimer? ¡Conócelo aquí!

    Los síntomas somáticos más frecuentes en las consultas médicas y la manera como se exteriorizan son:

    • Dolor de espalda: “Tengo un peso en los hombros”.
    • Mareos o vértigo: “Siento como una borrachera”.
    • Dolor muscular en extremidades: “No puedo con mi cuerpo”.
    • Molestias gastrointestinales: “Tengo un nudo en el estómago”.
    • Dificultad al respirar: “Me falta el aire”.
    • Palpitaciones o taquicardia: “Siento que el corazón se me sale por la boca”.
    • Dolor en articulaciones: “Me cuesta hasta mover un dedo”.
    • Dolor en el pecho: “Tengo presión en el pecho”.
    • Náuseas: “Todo me repugna”.

     

    ¿Cómo tratar las enfermedades psicosomáticas?

    • Debido a que la enfermedad psicosomática no es solo física, debe haber tanto un tratamiento físico como emocional. El médico te recomendará que tomes medicinas para eliminar tus síntomas físicos y que busques el apoyo de un sicólogo que te escuche y oriente.
    • Aprende a entender e interpretar tus emociones y sentimientos, la manera como tu cuerpo reacciona ante una crisis, para que sepas cuándo tus emociones están afectando tu salud.
    • Ejercítate en adaptar tus respuestas físicas ante situaciones que te generan estrés para impactar positivamente tu bienestar. Por ejemplo: controlar adecuadamente tu respiración es una táctica eficaz para hacerle frente al estrés.
    • Haz actividad física mínimo 30 minutos al día para relajarte, descubre los beneficios del yoga, el taichí u otras técnicas que pueden convertirse en tus nuevos hobbies.
    • Distribuye con armonía el tiempo ocio-trabajo para manejar tus niveles de ansiedad.
    • Las personas que padecen enfermedades psicosomáticas pueden mejorar su calidad de vida si logran identificar de dónde provienen sus síntomas físicos y prestan atención a su malestar emocional. ¡Todo está en ti!

     

    ¿Cuántas veces has padecido algún dolor que por más que tomes medicamentos no se mejora? Cuéntanos en un comentario.

    Fecha de publicación: marzo 29 de 2017.
    Puede que los contenidos más antiguos del Blog Seguros SURA no estén actualizados, así que por favor mira la fecha de publicación y déjanos tus dudas en un comentario. Te responderemos con mucho gusto. Gracias por tu comprensión.
     
    Etiquetas: salud, cuidado corporal, bienestar, enfermedad, enfermedades, enfermedades psicosomáticas
      (0) valoraciones
     

    ¿Tienes una pregunta u opinión sobre el tema? ¡Comenta!




     

    Cerrar
    Compartir a un amigo
    Tu nombre:
    Escribe tu nombre
    Tu correo electrónico:
    Escribe tu correo electrónico
    Correo electrónico de tu amigo:
    Escribe el correo electrónico de tu amigo
    Mensaje (opcional):
    Cancelar